Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Miseshis escriba una noticia?

Dos analogías para la economía que los medios de comunicación siguen entendiendo mal

15/06/2020 00:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

imageEn un intento por mantener el bloqueo y su autoridad sobre nuestras vidas, los políticos, los expertos en salud y los principales medios de comunicación han estado utilizando algunas analogías inusuales para describir la economía actual.

Usando estas analogías, nuestros señores políticos esperan poder seguir manteniendo la economía cerrada, obligar a las empresas a producir lo que el gobierno olvidó comprar antes de que el virus atacara, y tirar trillones de dólares de limosnas y rescates a sus amigos. Los resultados han sido desastrosos para una economía ya muy debilitada .

Uno: la analogía del interruptor de luz

Una analogía que los analistas de los medios de comunicación siguen equivocándose es aquella en la que los expertos insisten en que la economía no se parece en nada a un interruptor de luz y que podría ser desastroso si encendemos la economía demasiado rápido. Estos comentaristas aparentemente quieren poner freno a la idea de que permitir la libertad de la gente en el mercado podría conducir a una mejora dramática de nuestro actual estado de desempleo masivo.

Es cierto que nuestra economía es mucho más complicada que un sistema de iluminación, pero en realidad una economía de libre mercado puede encenderse y recuperarse rápidamente de un apagón o una crisis. Tal fue el caso de los EEUU después de la Segunda Guerra Mundial . Lo mismo ocurrió en Japón y Alemania a pesar de que su mano de obra y su capital fueron completamente destruidos por los bombardeos aliados.

La analogía del interruptor de la luz es una de las favoritas de los periodistas, como Chuck Todd, como un ataque al afán del Presidente Trump de abrir la economía. Ciertamente, el confinamiento es un desastre económico , pero no para los periodistas que quieren aparecer en el candelero como preocupados por la salud pública y el bienestar. En realidad, les encanta tener a la gente confinada en sus casas viendo interminables horas de las «noticias».

Pero lo que realmente se necesita ahora mismo es la libertad de girar ese interruptor a la posición de encendido.

Dos: la analogía de Humpty Dumpty

Otra analogía es que la economía es como Humpty Dumpty, un personaje de una famosa rima infantil inglesa:

Humpty Dumpty se sentó en un muro,

Humpty Dumpty tuvo una gran caída.

Ni todos los caballos ni todos los hombres del Rey

pudieron a Humpty recomponer.

Esta analogía de la economía es generalmente defectuosa, porque el volver a armar la economía depende de cómo el gobierno responda a una crisis económica. Por ejemplo, la administración Harding respondió a la crisis de 1920 con recortes presupuestarios y mayores tipos de interés. La economía se recuperó rápidamente y la depresión de 1920-21 se perdió en la historia. En marcado contraste, el gobierno japonés respondió a la caída del mercado de valores en 1989 con fuertes recortes en las tasas de interés, paquetes de estímulo y rescates. La economía japonesa, que alguna vez fue la envidia del mundo, ha estado estancada por más de tres décadas.

En nuestra crisis actual, la respuesta de la Reserva Federal de reducir los tipos de interés a cero y la flexibilización cuantitativa es el mismo enfoque que causó esta situación de una economía fundamentalmente débil, y no la resolverá. Reforzará a los bancos y las corporaciones a corto plazo, pero no hace nada por el ciudadano medio. Esto es obviamente injusto, pero tampoco funciona. Las tasas de interés impulsadas por el mercado asignan eficientemente el crédito y proporcionan beneficios a los ahorradores. También ayudan a la economía a recuperarse de una crisis, sacando rápidamente del negocio a las empresas más ineficientes y fomentando el ahorro.

Más sobre

En última instancia, no necesitamos confiar en el gobierno (es decir, en que los «hombres del rey» vuelvan a armar a Humpty Dumpty). La gente que actúa libremente en un mercado podría hacerlo todo por sí misma. Si tan sólo el gobierno les dejara.

Una vez más, el fracaso del gobierno

Los comentaristas de los medios de comunicación y los políticos emplean estas analogías para justificar los continuos confinamientos y el amplio control gubernamental sobre la vida cotidiana. Pero si estas personas estuvieran realmente preocupadas por la salud pública, estarían informando sobre las cosas que la gente puede hacer para mitigar el impacto del virus y superar la rutina de los guantes, la máscara y el desinfectante de manos. Estarían informando sobre lo que hizo que otros países tuvieran más éxito en sofocar la pandemia. Finalmente, estarían informando sobre los efectos adversos para la salud del cierre. Just Facts ha calculado recientemente que los efectos adversos para la salud del cierre son peores que los del virus:

Basándose en una amplia gama de datos científicos, Just Facts ha calculado que la ansiedad creada por las reacciones al Covid-19 -como las órdenes de quedarse en casa, los cierres de negocios, las exageraciones de los medios de comunicación y las preocupaciones legítimas sobre el virus- destruirá al menos siete veces más años de vida humana de los que se pueden salvar con los cierres para controlar la propagación de la enfermedad. Esta cifra es un mínimo, y la real es probablemente más de 90 veces mayor.

Por un lado, los individuos, las empresas y los gobiernos estarían experimentando con diferentes enfoques para salvarse a sí mismos, a sus clientes y a sus operaciones. Casi todo lo que hemos aprendido y aplicado con éxito de la crisis del virus proviene de la observación de los enfoques de otros países, entre los diversos estados, e incluso de las empresas individuales.

Por otro lado, el enfoque de arriba hacia abajo ha sido un fracaso total. Al principio de la crisis, Fauci y otros nos dijeron que no nos preocupáramos por el virus. Luego, cuando las cosas se salieron de control debido a su recomendación, se volcaron a un enfoque de confinamiento hasta que haya una vacuna . Estaban totalmente equivocados, y la vacunación global es lo más cercano a una guerra nuclear en términos de la fragilidad de la existencia humana.

El CDC afirmó al principio que la transmisión superficial era la clave para controlar el virus COVID-19 y que debíamos lavarnos las manos y blanquear y desinfectar las superficies y que las mascarillas eran innecesarias. Ahora el CDC ha invertido su posición y afirma que la transmisión se produce por gotitas en el aire y por contacto interpersonal, por lo que las máscaras y el distanciamiento social tienen una importancia significativa. El consejo de los expertos federales ha sido una parodia y ha hecho que la situación empeore, no que mejore.

Por último, la interferencia del gobierno federal en los mercados ha sido un fracaso total y es probable que empeore. Por ejemplo, la mejora de las prestaciones del seguro de desempleo ha hecho que muchas personas no vuelvan a sus trabajos porque prefieren quedarse en casa y cobrar las prestaciones que volver a trabajar y posiblemente contraer el virus. Las moratorias para que los bancos y los propietarios de viviendas cobren sus cuotas mensuales también son innecesarias y peligrosas. Como tantos otros aspectos de esta crisis, la gente puede llegar a acuerdos entre ellos sobre la mejor manera de seguir adelante.

Si continuamos por el camino de la solución del gobierno, la economía estadounidse parecerá a la de Humpty- umpty después de su caída, pero si seguimos por la ruta de la economía de libre mercado, las luces se encenderán más rápido de lo que piensas.

Fuente.


Sobre esta noticia

Autor:
Miseshis (2069 noticias)
Fuente:
miseshispano.org
Visitas:
1781
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.