Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Emiro Vera Suárez escriba una noticia?

Barajas, un juego para resaltar el equipo ganador

25/04/2019 07:22 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Hay una única verdad, pocas palabras para escuchar un consejo, un buen tiempo desapercibido ante la mentira

Fusión y convivencias

 

Bajo la obscuridad y el silencio, somos gobernados por bestias inútiles, en Parque Valencia estamos horrizados por la desatención del Estado y, a pocos metros se encuentra el ayuntamiento y legislatura. Ellas, representan una falsedad ante el pueblo. No sé, si en esta Venezuela, somos invitados, prisioneros o invasores, pero, ciertamente es nuestra casa tomada por usurpadores del poder. Quiero, retomar el paso, son muchas anécdotas. Son palabras que llegan apagadas, reticentes. Los días pasan, se encuentran carentes de propósitos.

Hay una única verdad, pocas palabras para escuchar un consejo, un buen tiempo desapercibido ante la mentira. Le estoy agradecido a quienes trataron de ayudarme, YA La distancia es muy distante y surgen los comentarios. Los amores no correspondidos, llegan como los buenos deseos y recuerdo con gentileza algunas amistades de la infancia, hoy, en mi Venezuela tenemos que enfrentarnos a asuntos de vida o muerte, a pesar de todo, tenemos que sonreír, ahora, debemos preocuparnos por la seguridad de nuestros hijos y nietos.

Ahora, no se que hacer, las cartas y el tiempo ejercen dominio en mi conciencia. Es necesario pensar, asumir los errores y dominar nuestros errores, ojalá que la decepción no nos arrope.

, no les importa el amanecer y, por esto, procuro relajarme. Sin duda, estoy en un lugar muerto, con algo de violencia.  Venezuela es un cementerio petrio.  Creo que residente al otro lado de los cerros y el pranato que tienen sus ranchos en ese cerro han bajado a las ciudades.

Quizás, en el fondo me ignoran por completo. o quizás, no exista en el tiempo.  Nuestros ojos deben reflejarse en el infinito y reluzcan ante las sombras, porque seres con conciencia y sean del pueblo, hay pocos. El tiempo viene fluyendo sin cesar.

Somos una isla desgajada del espacio, del tiempo.

Vamos caminando por un sendero que nos diversifica los caminos. Para dar, en un solo brinco con nuestra realidad y verdad, solos y en silencio.

Ya se fueron todos. Desde los cuñados hasta los hijos.  Cada uno, con su gorra y mochila.  Al igual, voy desapareciendo como arte de magia y ya, no queda para tomarnos un café, los izquierdistas se lo tomaron por nosotros y la otra porción se la dieron a sus amigos, pasan por el mismo filtro, nos tratan como esclavos.

Hay que apretar las manos, ante tanta hambre, seguiremos respirando ante lúgubres pensamientos de mis camaradas, ante esta verdad, Prefiero militar en la socialdemocracia, voy a tomarme un café, se cierran mis ojos, es época de apagones y mentiras.

No tengo más nada que hacer conmigo, no hay otra realidad, solo restan los recuerdos

 Y la vista amistosa de algunos transeúntes.

Tener que vivir es perplejo el asunto, los labios tiemblan, porque los rostros inquebrantables raspan nuestra verdad, la que tiene su origen en el alma.  Así que no huyamos de nuestra imagen. Deja que el viento dance en esta polvareda y se infle para destruirnos, lucha y véncelo. Cada uno, tendrá que ir al banquillo y estarse callado, porque el juicio no será interrumpido y allí estará a quien considere mi mejor amigo en la parroquia y no podre salvarlo.

Estoy contra la mentira y la gente miente a nuestro alrededor

Las voces, son fragmentos que se convierten en letanía, poco llaman la atención de la gente, sus almas tienen un distintivo, ser criminales. O simplemente, nada.

Nos estamos engañando a nosotros mismos, que es mucho peor. Así que, tenemos que pagar por este silencio que es, como una penitencia por encubrir la maldad de estos hombres hacia los ciudadanos de bien.

Jadeante, miro hacia abajo desde el dormitorio de mi hija, estoy en su casa, los vecinos pasan presurosos a buscar algo de comer en las pulperías, los que nos da el gobierno, es un tipo de arroz plástico que ni los gatos y perros quieren comer, es una tormenta y una idiotez ser gobernados por extranjeros y guapetones que vienen a la ciudad de las urbes rurales.

De modo que os invito a una Venezuela disfrazada, donde la codicia y fortuna da vueltas de mota y así, ellos, desean transitar la historia en plena esclavitud y, no en esclavitud.

Tengo un dolor espiritual por el desprecio de mis hermanos y la ausencia de mis hijos. Aunque a la verdad, no necesito irme a las copas para sentir compasión, sé que esto, es una guerra total tanto espiritual como material, donde los demonios o ángeles oscuros dominan a mi país, Venezuela, bajo la figura del Estado Delictivo.

Las farolas de las calles, apenas alumbran lo que me dice que debo hacer un viaje largo, muy largo. Traspasar mi existencia mediante la muerte.

Es mejor, que estos momentos de amargura en mi tierra y donde la gente es cohesionada y su mente manipulada por los falsos comunistas y el militarismo, el único verdadero es Elías Jaua Milano.

Venezuela se curará de este malestar y solo quedará los recuerdos humillantes.

Solamente, hay que darse un respiro. Esto, nos enseñaron en la Escuela de filosofía jurídica de la Facultad de Derecho. Debemos aprender a vivir, ser cada uno el protagonista, dejar atrás las lamentaciones y glorificar a Dios.

Todos, tenemos que tener una conducta irreprochable, ignorar a tu adversario y ser sabio, tener en tu regazo a la mujer que amas y a Dios para sentirte feliz, no aceptar rechazos y ser optimista, esto es crucial para sobrevivir y ser justo.

Es menester azotar el viento, ya llego la primavera y los copos de nieve se hacen sentir en Europa y la lluvia tenue limpia nuestras calles de tantas lágrimas de madres que vieron a sus hijos partir, es el momento de una encrucijada, un cruce de caminos.

Ahora, no se que hacer, las cartas y el tiempo ejercen dominio en mi conciencia

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


Sobre esta noticia

Autor:
Emiro Vera Suárez (1151 noticias)
Visitas:
2627
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas
Lugares

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.