Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Torc escriba una noticia?

Comentario acerca de la sexualidad en la época colonial

16/11/2009 15:58 3 Comentarios Lectura: ( palabras)

Concepto de sexualidad en la Época Colonial

En el paleolítico y el neolítico las mujeres eran el centro de la reproducción grupal, teniendo así un lugar central en la sociedad. Esto profería a la colectividad un predominio de diosas gracias a la capacidad casi inexplicable de procrear. Con la aparición de la agricultura tanto hombres como mujeres trabajaban la tierra para obtener así los productos necesarios para la sobre vivencia. Al ser la mujer procreadora y con la inexistencia de la noción de padre se establece una sociedad matrilineal, por lo que a la mujer se le entrega el papel de cuidadora de las crías y el hombre era el responsable de salir a cazar. Más adelante, esta pequeña diferencia de roles en las eras antiguas produce que al sexo masculino se le etiquete como el fuerte que sale por alimento y al femenino el débil que solo podrá y deberá cuidar de los hijos. Con este cambio en el pensamiento se sustenta la posición de superioridad del varón en la que se le etiqueta como el proveedor.

En occidente, aparece más adelante la idea de acumulación de la riqueza, ya que el proveedor debe luchar por mantener a toda costa sus bienes y la única forma de hacerlo es por medio de la herencia a sus hijos varones ya que el lazo de sangre masculino es tan importante como la riqueza misma. De esta manera para asegurar sus bienes, al concepto de proveedor se le agregará el de protector, que velará por la virginidad de la mujer que será su esposa así como la fidelidad y la monogamia para asegurar el parentesco de sus hijos. Todas estas ponencias le son violentamente impuestas a la mujer, que deberá callar para obedecer a su marido proveedor. Así surge la sociedad patriarcal caracterizada por el machismo en el que el hombre se convierte en un trinidad arcaica de preñador-proveedor-protector mientras que la mujer deberá ser asexual-esposa-madre. Esta estructura trinitaria continua hoy en día, ya que la línea de pensamiento no ha podido dar un giro para establecer una sociedad caracterizada por la equidad.

El concepto de sexualidad está totalmente ligado a su contexto socio histórico cultural y se define por corrientes de pensamiento ligadas al poder.

Con la aparición del concepto del “patriarca” y de su mujer, cada uno con su respectiva trinidad, se establecen también ponencias de carácter sexual que cada género debe seguir. Al comenzar el sistema patriarcal a regirse como norte de la mayoría de sociedades, se sustentan ideas preconcebidas gracias a corrientes como la tradición judeo-cristiana, que sataniza la sexualidad provocando una doble moral en los individuos. Esto se relaciona con el concepto de pecado, que establece lo que no se debe hacer para llevar una vida religiosa sana. Claro está que aquí se establece la idea dual de lo público y lo privado en la que las apariencias permiten sustentar un sistema de pensamiento en el que el hombre está por encima de la mujer. Así se ilícita todo lo correspondiente al simple disfrute de la sexualidad y se empiezan a estructurar patrones en los que se le permite al hombre disfrute de la mujer, teniendo como máxima de placer la penetración y la eyaculación, mientras que la mujer tenga que reprimirse y aceptar su simple papel de reproductora sin el disfrute pleno de su sexualidad.

El desarrollo del capitalismo en la sociedad marca otro hito en el desarrollo de los conceptos de sexualidad ya que por necesidad de algunos estados que se vieron sobre poblados, se lanzan campañas de control de la sexualidad y se refuerza el poder patriarcal con todos los conceptos arraigados que esto representa siendo un peso para la mujer la castidad y la virginidad por medio de mecanismos de culpa que surten efecto en la mujer que teme perder a su proveedor-protector. Esto produce que una vez más se satanice el placer sexual y con ello se crearan barreras de pensamiento alrededor de la desnudez y el disfrute del cuerpo.

Más adelante, con el desarrollo de la ciencia y los estudios del cerebro humano, se comienzan a establecer teorías que giran en torno al tema de sexualidad rotulándolas como enfermedades mentales. De esta manera se cierra la posibilidad a un ser sexual que está solo en función de la reproducción. Así las posibilidades de disfrute se anulan gravemente, provocando de nuevo que la doble moral se haga más frecuente.

Con el desarrollo de la sociedad patriarcal en la que los hombres luchan por mantener su riqueza se necesita asegurar el parentesco de los hijos, por lo que la imposición de matrimonio junto a la virginidad y la monogamia intentan mantener el lazo de sangre. El matrimonio se instaura como institución ligada a la religión y no tiene como objetivo la satisfacción de los apetitos sexuales, sino la reproducción. Intenta ser también un contrato del hombre con la familia de la mujer, en el que se traspasa del padre al esposo junto a la dote respectiva. Esto supone la satisfacción del deseo del hombre mediante el “débito matrimonial” que es responsabilidad de la mujer y se realiza en el momento en el que se entregar sexualmente al hombre por la única razón de haberse casado. Sobre el matrimonio también se sustenta el concepto de familia, que como pequeña sociedad, en la que se reproducen los conceptos de política y economía, siendo entonces pilar de la sociedad civil.

Las formas de vida de la época colonia no distan mucho de la actual. Por ejemplo, la sociedad en la que vivimos sigue siendo lamentablemente patriarcal, por esa razón la sexualidad femenina y masculina siguen teniendo patrones diferenciados y estereotipados. Se siguen aceptando conceptos como virginidad ya no se exige tanto entre las parejas pero la monogamia continua pesando entre ellas, tal vez por la aparición de enfermedades de transmisión sexual . En la colonia el hombre era el único que podía disfrutar de la sexualidad y expresarlo a viva voz, mientras que la mujer con su papel de reproductora debía quedarse en casa a cuidar de los hijos, pero hoy en día no es tan señalado que las mujeres también disfruten de su sexualidad no solo para reproducir. Además son cada día más las personas que no desean tener hijos por el costo de la vida, por lo tanto la función de reproducción de la sexualidad está siendo menos importante en la sociedad.

En la actualidad, la religión es también la que define algunos patrones a seguir, y en Costa Rica, por ejemplo, la predominancia de la religión católica produce tabúes que se intentas erradicar con campañas de educación sexual. Este tema es muy importante, la apertura de líneas de pensamiento en lo respectivo a la educación sexual, aunque a pesar de los esfuerzos siguen habiendo embarazos no deseados.


Sobre esta noticia

Autor:
Torc (10 noticias)
Visitas:
10404
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

×
¿Desea borrar este comentario?
Borrar
0
+ -
Responder

Usuario anónimo (08/11/2011)

estaq muy completa la informacion

0
+ -
Responder

lola (10/09/2012)

que bn

0
+ -
Responder

hellen (19/05/2013)

mucha letra