Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Lic. María Victoria Medina. Investigadora escriba una noticia?

Cuaresma en Cuarentena

30/03/2020 13:32 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Por vez primera en el siglo XXI, la iglesia católica suprimirá los actos litúrgicos de la pasión, muerte y resurrección de Nuestro Señor Jesucristo, sin la presencia de fieles

La feligresía católica del mundo se encuentra consternada, no solo por el azote de una inusitada enfermedad, que ha alcanzado dimensiones bestiales, que presagia otra crisis económica y social para la vida humana de este planeta, que tanto sufrimiento ya padece, sino también porque esta Semana Santa 2020, por una decisión sin precedentes en la historia de la iglesia universal ante la amenazante pandemia, serán suprimidos los actos litúrgicos de la pasión, muerte y resurrección de Nuestro Señor Jesucristo, sin la presencia de fieles.

El COVID-19 ha contagiado a la Semana Mayor de todo el mundo. Pero nada es casual en esta vida. En esta hora de tanto sufrimiento y dolor para muchos enfermos del planeta por esta calamidad, se unen el dolor y la pasión de Jesucristo en su camino al calvario. Almas peregrinas que también con las cruces de la enfermedad, de la soledad, y de su sufrimiento, caminan tristes el tránsito en cuaresma. Para muchos de ellos, habrá algunos Cirineos, que le ayudan en la carga de su cruz, de su enfermedad; habrá muchas Verónica, que enjugarán pacientemente sus rostros, sus lágrimas. También habrá otros tantos, que no volverán a levantarse al caer, esperando con ferviente mirada al crucifijo, que el Todopoderoso se acuerde de ellos cuando ya haya culminado la congoja. Ya lo decía Papa Francisco: “La Pascua de Jesús no es un acontecimiento del pasado: por el poder del Espíritu Santo es siempre actual y nos permite mirar y tocar con fe, la carne de Cristo en tantas personas que sufren”.

No es casual, que sea la cuaresma el momento en el que la tragedia inunde al globo Tierra, que en su cansancio de tanta ingrata humanidad, haya lanzado el grito portentoso de auxilio para que cesara el desenfreno, el inmisericorde trato a sus aguas, su fauna, sus paisajes, su aire. Todo creado a la perfección por el Altísimo, con sencillos consejos de cuido para vivir en armonioso equilibrio. Pero resulta, que la creación predilecta de Él –nosotros-volvió a comer del fruto prohibido. Nuevamente, se repite la historia, y tanto Adán como Eva, hoy vuelven a ser los responsables del caos, del llanto, del desalojo del paraíso. Confinados en casa para que el planeta recupere su mesura, pareciera que fuera un noble escarmiento para mirar hacia adentro y mirar a quienes nos rodean, y encontrándonos, los unos a los otros, recapacitemos, reflexiones, sobre lo que somos y tenemos.

La palabra Cuaresma proviene del latín quadragesĭma, que significa “cuadragésimo día”, y es el periodo de 40 días que precede la celebración principal del cristianismo

Hoy, con tanta precisión y medida, la cuaresma se nos ofrece como tiempo de oración, ya lo anunciaba el Obispo de Roma para esta cuaresma 2020:“La experiencia de la misericordia es posible solo en un «cara a cara» con el Señor crucificado y resucitado «que me amó y se entregó por mí». Un diálogo de corazón a corazón, de amigo a amigo. Por eso la oración es tan importante en el tiempo cuaresmal”.

Las expresiones de piedad popular y las procesiones que enriquecen los días de la Semana Santa y del Triduo Pascual no se podrán llevar a cabo este singular año, pero ya el camino de la cruz lo han precedido nuestros enfermos del mundo. Qué Papá Dios, en su infinita misericordia, nos conceda, desde cada uno de nuestros hogares, que son fuentes y alicientes de paz y amor, vivir en plenitud el tiempo cuaresmal, que ya pronto va a culminar, podamos testimoniar que ese paso de la oscuridad y del dolor, fue necesario para contemplar la promesa que no defrauda, vivir la gloria y la resurrección con una familia, que aprendí a valorar más, y a la convivencia sana y necesaria con los otros, que dan sentido a una existencia plena y vivificante. “El Señor nos salva con su cruz, con su victoria pascual”.


Sobre esta noticia

Autor:
Lic. María Victoria Medina. Investigadora (8 noticias)
Visitas:
12037
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.