Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ascohastalanausea escriba una noticia?

Domingo de Ramos: detención de Puigdemont

25/03/2018 06:40 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La estampa que le espera no puede ser más horrible. Procesado por Rebelión y Malversación, presumiblemente habrá de jubilarse en prisión a más de caer en la ruina; pero tendrá tiempo en Estremera de reflexionar sobre tanto esperpento y sinsentido por él promovido y consentido

Su miedo y su cobardía le empujaron a huir a Bruselas pero su detención la provocó un pecado capital: su soberbia. No podía evitar el participar en cualquier foro al que era invitado en cualquier país. No quería renunciar a ser escuchado. Cualquier oportunidad de denostar a España le era irrenunciable.  El final de la escapada, sorpresivamente, el último país que Puigdemont hubiera elegido: Alemania. Porque allí la rebelión se castiga con hasta la Reclusión de por vida, porque tienen Lands-estados autonómicos- y porque es europeista hasta la médula y con estrecha relación con España. Puigdemont vuelve a casa por Semana Santa. 

La estampa que le espera no puede ser más horrible. Procesado por Rebelión y Malversación, presumiblemente habrá de jubilarse en prisión a más de caer en la ruina; pero tendrá tiempo en Estremera de reflexionar sobre tanto esperpento y sinsentido por él promovido y consentido. Reflexionar sobre los pródromos del “España nos roba” al actual “España nos persigue”. No existe diferencia alguna. Ambas afirmaciones de sustentan en una misma falacia: el derecho a imponer el futuro tal y como los separatistas lo imaginan. Sus armas, la soflama, la arenga, la manipulación, el adoctrinamiento y el seguidismo cerril. “Sus“ adjetivos, la dignidad, la libertad, la igualdad, la fraternidad, la justicia. “Sus“ sustantivos, la democracia, el voto, la urna, la mayoría.

Antes que ellos, durante 40 años, ETA intentó imponer su visión republicana, nacionalista e independentista para Euskadi, empuñando las armas. Sin urnas, sin votos y sin mayorías. Su lema: la ideología con sangre entra. 40 años de lucha baldía y estéril que sólo deparó terror y mucho dolor.

Para los independentistas, las urnas, el voto, es el derecho fundamental que todo lo puede y todo lo justifica. Es la gran falacia de la causa separatista. Poco importa el alcance y fundamento de los argumentos en contra. El sesgo cognitivo que evidencian les lleva a no ser conscientes ni dueños de lo que dicen porque hace tiempo que dejaron de ser dueños de lo que piensan. Su silogismo patológico sería: no hay derecho más fundamental y democrático que votar/El resultado mayoritario del voto es el mandato imperativo del pueblo/luego, la mayoría del pueblo ha ordenado la independencia de Cataluña.

Ahora tendrá tiempo de reflexionar sobre el sinsentido de su liderazgo

Su sesgo cognitivo les lleva a ignorar que, por el mismo silogismo, ETA quizá hubiera revalidado en Euskadi su lucha armada en algún momento, o Hitler el exterminio judio, o el ISIS la yihad contra occidente, o Irán la pena de muerte para los homosexuales, etc. El verdadero derecho a decidir, es el derecho a decidir lo que se vota y eso en Cataluña no ha existido nunca. Y decidir lo que se vota, nunca será un derecho absoluto que pueda transgredir derechos humanos fundamentales como la lengua, el territorio, la libertad, etc. ¿Acaso los secesionistas acatarían un referéndum en Estremera que decidiera por mayoría la sodomización de su líder Oriol Junqueras, u otro en Cataluña que impusiera a Puigdemont su regreso y entrega a la justicia? ¿Aceptarían que la mayoría de la Junta de propietarios de la comunidad de vecinos del edificio donde viven decidieran que los independentistas deben vender su casa y marcharse a vivir a otra parte?

Por último, está la falacia del “diálogo” Cuando se pretendía para formar gobierno la abstención del PSOE, su Secretario General Pedro Sánchez, en un raro alarde de sinceridad, dijo: No es no, que parte del no, no han entendido. La denostada palabra “diálogo” pronunciada por los separatistas siempre encerró la misma trampa: ¡Independencia y República! no se negocia, solo el como y cuando, para añadir, ¿qué parte de Independencia y República no se ha entendido? Los indepes como los Británicos, solo se sentarían a negociar y dialogar sobre los detalles de su independencia, nunca su Catexit, decidido unilateralmente en las urnas.

Termino. El tan dilatado procés ha terminado por aburrir y asquear. La contumacia e indolencia de sus líderes y sus apoyos -PODEMOS- sus rancias y populistas soflamas de parroquia, la endeblez de sus manoseados argumentos, provocan el hastío y bostezo general. Son los únicos culpables de la profunda fractura social del pueblo catalán, del éxodo masivo de empresas, turismo, e inversión extranjera; de no haber gobernado para todos los catalanes; de haber desviado fondos a financiar su particular quimera; de la orfandad de hijos con padres en prisión; del destierro unilateral de algunos de sus líderes; del hastío y animadversión de muchos catalanes y de una mayoría de españoles.

Ha llegado la hora de que paguen tanto como tanto daño han hecho a tantos. Y son todos los que están pero no están todos los que son. La semilla nacionalista se estructura como una carrera de relevos y ya está preparada la segunda línea frentista: Roger Rorrent, Sabriá, Oriol, etc. Es de esperar que no se les permita siquiera coger el testigo.

Su soberbia le ha llevado a ser detenido

AscoHastaLaNáusea


Sobre esta noticia

Autor:
Ascohastalanausea (267 noticias)
Visitas:
5547
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.