Globedia.com

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Elplural.com - Política escriba una noticia?

La explicación del secretario municipal: "Los rumanos se van de repente"

14/02/2011 23:53
0

image

La Fiscalía investiga un posible fraude en el censo del municipio de la mano derecha de Fabra

La explicación del secretario municipal: "Los rumanos se van de repente"

ELPLURAL.COM

La Fiscalía está investigando el presunto empadronamiento irregular de hasta 148 personas en el municipio castellonenese de la Vall d'Alba. No se trata de cualquier municipio de la región, y es que su alcalde es el popular Francisco Martínez, vicepresidente de la Diputación de Castellón y mano de derecha de Carlos Fabra. En los domicilios propiedad de miembros del PP y de su entorno familiar donde están empadronados los censados sujetos de la investigación, muchos de ellos rumanos, reconocen que esas personas no viven allí. El secretario municipal lo justifica así: "Los rumanos se van de repente, no hay manera de saber dónde viven".

La Fiscalía de Castellón abrió diligencias, según explicó ELPLURAL, por el presunta empadronamiento irregular de hasta 148 personas en 2007 y 2009 en la localidad castellonense de La Vall d'Alba, con lo que pudieron ser incluidas en el censo electoral y votar en las últimas municipales y en las europeas.

Más sobre

Traducción en el censo electoral

La mayor parte de los empadronados sujetos de la investigación proceden de países del Este, sobre todo de Rumanía. La denuncia partió de la oposición socialista en el municipio, que sospecha que esos movimientos podrían haber tenido traducción en los resultados electorales. "No podemos estar seguros de a quién voraron las personas empadronadas de manera irregular, pero podemos intuirlo", declara Fernando Grande, portavoz del PSPV-PSOE en el munipio. El regidor de Vall d'Alba es un peso pesado del PP castellonense, el vicepresidente de la diputación, Francisco Martínez.

Reconocen que no viven con ellos

La revista Interviú ha preguntado en las casas donde supuestamente viven esos rumanos, viviendas que son propiedad de miembros del PP, de sus familiares o de su entorno laboral. En un piso propiedad del alcalde están empadronados hasta siete rumanos y un español de los que no se encuentran rastros. La madre de un concejal del PP tiene tres rumanos empadronados en su casa, pero ella asegura que no viven allí. Otra ex concejal del PP, Pilar Traver, tiene una masía de su propiedad que se encuentra deshabitada y dice utilizar como almacén, pero el Ayuntamiento tiene empadronados allí a siete rumanos. La ex edil insiste en que está vacía y denuncia que el empadronamiento se ha producido sin su consentimiento. El resto de los casos es similar.

"Los rumanos se marchan de repente"

El secretario municipal, José Luis Martínez Arenas, que también figura como empadronado en el Ayuntamiento aunque en el pueblo dicen que vive en Castellón, ha tenido que declarar por las presuntas irregularidades junto al funcionario responsable del censo. Para Martínez, todo tiene una explicación: "Los rumanos se marchan de repente, dejándolo todo, y no hay manera de saber donde viven".

Comentarios

No hay comentarios, se el primero en