×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×

Silvana GMiembro desde: 13/02/20

Silvana G
163
Posición en el Ranking
0
Usuarios seguidores
Sus noticias
RSS
  • Visitas
    3.153
  • Publicadas
    2
  • Puntos
    50
Veces compartidas
0
¡Consigue las insignias!
Trimestrales
  • 13º
Recientes
  • 13º
Visitas a noticias
Hace 2d

Llenar una botella de plástico con residuos reciclables es un gesto de amor con el planeta. Esas botellas y esos residuos se pueden convertir en madera plástica, una solución para parques, mobiliario y hasta casas

Una familia de escasos recursos económicos en el municipio El Retiro, en el Oriente Antioqueño, recibió en octubre una gran noticia: una casa nueva construida con residuos de plástico reciclado. El campesino Juan Felipe Román, su esposa Paula Andrea Grisales y su hijo Jerónimo, menor edad, fueron los afortunados de esta iniciativa que demuestra que el plástico puede tener una segunda vida y mejorar la de muchas personas.

Todo nació de la compañía productora de empaques Microplast-Coldeplast, con dos plantas de producción en Medellín, y contó con el apoyo de la Secretaría de Vivienda de El Retiro y la Fundación Botellas de amor. Fueron necesarias 5 toneladas de residuos plásticos para construir esta vivienda que tiene todas las condiciones de una vivienda construida en ladrillo, por ejemplo. Es una muestra de cómo, si se recicla bien, el plástico puede tener nuevas oportunidades.

Como si se tratara de una metáfora de la carta de amor que metida en una botella que se tira al mar para ver si el destino permite que alguien la reciba algún día, desde 2016 nació en Colombia una la Fundación Llena Una Botella de Amor que también transmite mensajes de amor por medio de botellas, esta vez no dirigidos a un destinatario desconocido sino a beneficiarios concretos, que también creen en proteger el medio ambiente por medio de la mejor manera para hacerlo: reciclando.

Se trata de una iniciativa que está promoviendo un modelo de reciclaje que conmueve y busca comprometer hasta al más indiferente con el impacto ambiental y la contaminación. La idea es que las botellas de plástico se rellenen con residuos reciclables, residuos de empaques flexibles que se desechan en escuelas, colegios y hogares con el fin de convertirlos en madera plástica que, a su vez, pueden servir de materia prima para hacer parques infantiles, mobiliario urbano y viviendas para población de escasos recursos económicos.

Según lo destacan en su página web, la fundación durante los 2 primeros años de funcionamiento ha recolectado alrededor de 130 toneladas de materiales posconsumo y más de 1.000 posindustrial, con los cuales se han donado 5 viviendas, 18 mesas comedores, 10 bibliotecas, 5 parques infantiles, 10 puntos ecológicos y 60 puentes. “En nuestro proyecto integramos empaques plásticos flexibles posconsumo con materiales posindustriales, que se convierten en materia prima para la industria de fabricación de madera plástica”, anota John Berrío López, director de la Fundación.

 

Además de la recolección de las botellas de plástico con otros residuos reciclables al interior, el modelo busca generar conciencia en el reciclaje para niños y jóvenes, para que entiendan que este aporte es vital para disminuir el impacto ambiental y también que las instituciones educativas aprendan cómo ciertos materiales reciclables son ideales para ser reciclados y tener un nuevo uso.

 

La respuesta ha sido tan buena que rápidamente la idea se extendió a Argentina, Ecuador, Chile, Perú y Chile donde personas también interesadas en impulsar la Economía Circular (reducir, reutilizar y reciclar), se propusieron hacer lo mismo: una botella de plástico como símbolo de una nueva vida, como materia prima de otros objetos.

 

Es un modelo circular, muy bien pensado pues, las escuelas que aportan residuos reciclables por un lado están disminuyendo las basuras; por el otro, generando conciencia del reciclaje; y por último, recibiendo a cambio sillas, mesas o mobiliario para su propia escuela hecho del mismo plástico que entregaron para el proceso.  “El logro de las metas de recolección se respalda con los materiales obtenidos de las empresas que, a su vez, logran cumplir sus metas de sustentabilidad y cerrar el ciclo de gestión de los plásticos”, señala Berrío.

 

Según el portal Mundo PMMI, “luego de la captación en los centros educativos y puntos de acopio, los materiales son llevados a las plantas de procesamiento que la Fundación tiene en Medellín y en Bogotá, donde las botellas se rompen para retirar el contenido de plásticos flexibles. Las botellas de PET se comercializan con empresas productoras de envases y los materiales de los empaques flexibles se aglutinan mecánicamente para aplicarles luego mejoradores de impacto y de punto de ignición que refuerzan sus propiedades. Este material se vende luego como materia prima a las empresas que fabrican la madera plástica y con los recursos obtenidos de la venta se recaudan los montos necesarios para comprarles a estas mismas empresas sus productos: una vivienda o un parque, o mobiliario escolar”.

Tú también puedes hacer parte de esta iniciativa, anímate a pensar en el medio ambiente y en que con el reciclaje puedes disminuir el impacto ambiental. Mándale un mensaje de amor al mundo por medio de una botella de plástico.

 

Fuente:

Https://www.mundopmmi.com/

https://www.llenaunabotelladeamor.org/

 

Más recientes de Silvana G

Reciclar es todo un arte

Reciclar es todo un arte

Los materiales de desecho como el plástico han servido para que importantes artistas plásticos, valga la redundancia, se inspiren y creen obras de arte que invitan a reflexionar sobre la contaminación ambiental 13/02/2020