La más reciente referencia escrita del bidet se remonta a 1710. El bidet, creado en Francia, en el período en el que la limpieza corporal se lleva a cabo una vez por semana . Fue inventado para asear las áreas "privadas" del cuerpo, entre baños regularmente programados.